Un desierto en el Vinalopó


El fuerte viento empuja un campo de dunas hacia la poca vegetación que conserva el lugar. La pérdida progresiva de arena se refleja en todo el paraje, las texturas de la tierra reflejan el paso del tiempo, una mezcla que surge de la combinación de la composición

Arenal de Petrer

geológica del suelo, las características climáticas del territorio y el uso que de él hacen los seres humanos.El proceso de erosión y la desestabilización del suelo han dejado a una de las formaciones dunares más importantes de la península, el paraje del Arenal de L´Almorxó ubicado en Petrer, en grave peligro de desaparición. Este mal ya azotó a sus hermanos pequeños, el arenal de Pruna y la pequeña montaña de arena Menut, ubicada a su derecha, es por ello que su conservación es de vital importancia, no sólo para mantener al ecosistema sino porque el paraje  también cuenta con una singularidad geológica y biológica única al presentar una de las mejores representaciones de la vegetación  psamófila continental existente en la Comunitat Valenciana.

Imagen panorámica del Arenal de Petrer

A lo largo de miles de año, la lluvia, el viento, los cambios de temperaturas y las manipulaciones de los hombres han provocado que la zona se erosione, en concreto las rocas de las montañas cercanas, produciendo partículas de arena que son arrastradas por el agua, rambla abajo, perdiendo con ello gran parte de arena. Por este motivo a mediados de 1998 el Ayuntamiento de Petrer solicitó a la Conselleria de Medio Ambiente la declaración del Arenal de L´Almorxó  como Paraje Natural Municipial. En la petición también se incluía la loma del Arenal, el pinar y la duna pequeña. Esta demanda se hizo realidad dos años después, el 8 de febrero de 2002, cuando el Consell de la Generalitat Valenciana declaró al paraje como zona protegida por su belleza e interés con el objetivo de que quedasen reservados todos los valores geomorfológicos, ecológicos, paisajísticos y naturales del paraje.  “Tras varios años de lucha y conservación de un paraje tan singular, se consiguió dar un paso adelante y protegerlo de una manera absoluta en 2007”, explicó el técnico ammbiental en el Ayuntamiento petrerense.

Ubicación del Arenal

L’Almorxó se sitúa sobre la loma de la duna cuyos pies discurre el Barranco de la Majada Honda, afluente del río Vinalopó. La zona a tan sólo treinta metros del núcleo urbano se caracteriza desde un punto de  vista  geografico por  encontrarse  en el margen Este del valle del Vinalopó. El paraje cuenta con unas 50 hectáreas y se localiza en el monte denominado Cotxines, de utilidad pública. Su arena, según los estudios de Escalante, proviene del norte de la zona del Macizo del Caroch y tiene una longitud de 110 metros y una altura de 40 metros. La cumbre rocosa del Arenal está situada a 658 metros sobre el nivel del mar y su pendiente, de un 30 %, es moderadamente escarpada. El Arenal formado por la acción del viento con la acumulación de cuarzo, 88% y caliza el 12% en forma de granos de arena sobre la loma, data de la época cuaternaria situándose  sobre terrenos del Mioceno, por eso las arenas que forman la duna tiene una edad que ronda los 10.000 años. Cuando el viento pierde su fuerza, las partículas más gruesas de la arena no pueden sobrepasar la montaña y es cuando las descarga sobre la ladera. En la actualidad es la única duna activa del interior de la provincia y esto lo que la convierte en un entorno singular. Soria Mingorance de la Universidad de Alicante e integrante del  Departamento de Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente establece que actualmente el paraje sufre un importante retroceso porque no recibe suficiente arena que lo regenere. “La sucesión estratigráfica sobre la que se dispone el arenal está compuesta por un conjunto inferior de margas, tapadas por las arenas, y de otro conjunto superior de calcarenitas, que dan lugar al cortado de la loma. Esta composición dominantemente carbonatada de las calcarenitas contrasta notablemente con la composición sillcea de granos de cuarzo de los sedimentos del arenal situados al pie de las mismas está en declive y su regeneración es muy lenta”. Esta idea también es reafirmada por Fernando Velado, experto en procesos geológicos,  quien afirma que el cambio climático y el paso del hombre ha originado unos efectos negativos que se traducen en el truncamiento del frágil equilibrio dunar y en una imposibilidad de nuevas colonizaciones por parte de la vegetación psammófila, fijadora de la duna, lo que provoca que se destruya la ya existente y no se regeneré, sufriendo un retroceso de la arena acumulada”.

Precisamente esa falta de renovación y el  poco interés por conservar las dunas del entorno del valle del Vinalopó provocó que se rompiese el equilibrio dunar y que algunos de los arenales  que existían en la comarca del valle del Vinalopó desapareciesen o fuese “camuflados” por la mano humana.  Aparte de los tres arenales del entorno de Petrer, Arenal de L´Almorxó, Menut y Pruna, en el Valle del vinalopó y en las zonas limitrofes se han conservado otros tres ejemplos de menores proporciones.  EI primero de ellos es el situado en el Santuario de las Virtudes, en Villena, que fue mencionado por Jiménez de Cisneros en  1907. Se encuentra en un paraje natural junto a una antigua laguna, actualmente desecada, su utilización como vertedero de escombros ha impedido su posible regeneración natural.  EI segundo de los arenales se local iza en la ladera norte de la Penarrubia, también en Villena y el  tercero, del que no se dispone de referencias previas, está integrado por varios afloramientos al Este de Biar, algunos de los cuales están localizados en el interior de la Sierra de Mariola.

Localización de arenales en el Alto Vinalopó

Irene Aragones geológa y catalogadora de fauna y flora en los enclaves dunares del  Vinalopó,  determina que las sierras que engloban el valle favorecieron la acumulación y formación de estos depósitos dunares en sus faldas, al hacer de barrera natural. Su formación se atribuye a condiciones paleoclimáticas concretas, relacionadas con un cambio de clima a condiciones subdesérticas que se inició hace alrededor de 8.900 años.  El escritor Alfonso Martínez en su libro Flora y Vegetación del Valle de Villena  en el año 1996, ya resaltó el proceso al señalar que era necesario tener en cuenta que el factor suelo resulta altamente determinante sobre la distribución de las comunidades vegetales, debido a la escasa influencia del clima, que es altamente homogéneo y presenta escasas precipitaciones. La evolución del clima acrecentado por la polución ha ocasionado un cambio de temperatura que ha afectado gravemente a la comarca del Vinalopó y en especial a sus zonas áridas como las de Villena y Petrer, que corren, en la actualidad, el riesgo de desaparecer.

El Arenal de Petrer se encuentra en ese punto. Es por ello que vecinos como Pepe Martínez, que posee un campo muy cerca de la loma de Caprala, exijan una mayor protección del lugar y una reposición de arena para que no destruya el patrominio cultural que radica  en la singularidad paisajística del lugar, que hace al entorno tener un valor medioabiental único derivado de la evolución de ecosistemas de flora y fauna específicas. “Es necesario que todos nos impliquemos, que las actitudes de los visitantes sean respetuosas son la clave para el futuro del arenal”, afirma Luisa Juan, una vecina cercana al arenal Menut.

La singularidad paisjística de las dunas de arena

Los arenales son enclaves geológicos de interés sedimentológico y geomorfológico cuya importancia desde el punto de vista del patrimonio natural radica tanto en su singularidad paisajística como en el valor medioambiental derivado del desarrollo de ecosistemas con flora y fauna específicas. Las acumulaciones de arena, según los estudios del geólogo Bernat Rebollal, se forman habitualmente en zonas climáticas áridas o semiáridas, donde los agentes dinámicos principales son, de un lado, la meteorización mecánica, y de otro, la actividad eólica. Esta hipótesis sobre la formación de dunas es también reforzada por el educador ambiental Fernando Jeleo quien afirma que los lugares áridos son enclaves ideales para la preservación de arenas formando dunas similares a los desiertos.

Imagen del Arenal

La singularidad de la ubicación de este enclave, al no estar en una zona especialmente árida, hace aún más especial al paraje e incrementa la importancia de su conservación.  No obstante, según Jesús Soria, geólogo, “ los arenales pueden desarrollarse también en zonas climáticas templado- húmedas o de latitudes medias. En estos casos las mayores acumulaciones de arena tienen lugar en los dominios costeros, donde la arena procede de las playas y es transportada hacia tierra por los vientos del litoral, formando trópicos cordones de dunas”.  La provincia de Alicante exhibe ejemplos excepcionales de arenales, ubicados en el litoral de la desembocadura del río Segura.  Sin embargo la ubicación del Arenal de L’Almorxó, en su contexto fuera de influencia costera, no tiene ejemplos comparables en extensión (1’168 Ha) en toda España.  Según los estudios y análisis de los expertos la localización del enclave de arena, al sur de la loma del arenal,  indica que el sentido principal de transporte eólico se dirigió de norte a sur, en coincidencia con la elongación del Valle del Vinalopó. Por comparación con los modelos clásicos de formación de dunas, la parte alta de la loma del arenal actuó como la cresta de una duna, mientras que el valle de la Rambla de la Majada Honda representa la depresión interdunar. Así, por la ladera norte de la Loma del Arenal se produce el flujo eólico principal. “La interferencia de dicho flujo con la cresta de la loma desencadeno la acumulación de los sedimentos que forman L’Almorxó, localizados en la ladera norte de la rambla de la Majada Honda, como la parte protegida del flujo eólico principal. Esta acumulación tuvo lugar, de un lado por procesos de avalancha y decantación y por otro lado por corrientes ascendentes ladera hacia arriba relacionadas con flujos de retorno”, explica José Tent-Manclus

Lo más lllamativo de l’Arenal es que es una duna viva, se encuentra activa, pero en retroceso ya que no tiene alimentación natural de arena al estar las zonas limitrofes cubiertas de veqetacion 0 de construcciones. Su conservación depende de que permanezca la arena y que la que hay, se pueda movilizar, para que siga siendo vivo, manteniendo asi su singularidad. Es de importancia mantener  viva esta duna para el ecosistema ya que cuenta con una singularidad geológica y biológica única al presentar una de las mejores representaciones de la vegetación  psamófila continental existente en la Comunitat Valenciana.

DESPIECE

 El tiempo del expolio 

–  Joyas entomológicas

DOCUMENTOS DE INTERÉS:

– Depósitos Cuaternários del Arenal de Petrer

Catalogación de arenales en el término de Villena

Un paraje único 

Redescubriendo el arenal

A fondo

DOCUMENTAL MÁS QUE ARENA ( El Arenal)

Anuncios

Acerca de educamevial
Educamevial es una publicación online especializada en medio ambiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: