Las explotaciones de mármol se transforman en busca de turistas


La extracción de piedra natural en las canteras de España ha provocado unos daños ambientales en ocasiones irreparables. Mientras los municipios se han ido lucrando económicamente el daño medioambiental ha ido a más. Sin embargo ahora que los expertos han detallado que a las extracciones de mármol, al ritmo actual, como las situadas en Pinoso, Macael o Jumilla, le quedan unas tres décadas, los Ayuntamientos se han apresurado en buscar mediante la restauración de las canteras abandonadas, ingresos con el turismo.

La explotación de piedra natural en las distintas canteras de España ha dejado tras de sí enormes heridas en la tierra, alterando durante años, el paisaje de forma irreversible. El sistema de extracción de piedra ornamental, basado cada vez en mecanismos más eficaces, no sólo ha supuesto un gran impacto visual, sino que también ha afectado al medio ambiente, a la flora y la fauna que rodea la zona,  puesto que la totalidad de las explotaciones a cielo cubierto en el país se encuentran en sierras y montes protegidos por su vegetación y que difícilmente volverán a tener el aspecto que tuvieron antes de la actividad. Los Ayuntamientos, que se han mostrado impasibles ante las agresiones del entono natural, sen han enriquecido con su extracción. Sin embargo, los altos beneficios que se obtenían parecen haberse menguado por la crisis económica. Ahora, la mayoría de ellos están envueltos en procesos de recuperación de canteras, sobre todo tras conocer que a las explotaciones de mármol en las minas, al ritmo de extracción de los últimos años, tan sólo le queda 30 años de vida. Para entonces, los municipios deben haber encontrado otras formas con las que llenar las dolidas arcas municipales.

Canteras Monto Coto en Pinoso

Las canteras de piedra ornamental situadas en el Monte Coto, en plena Sierra del Reclot en el término municipal de Pinoso, constituyen la mayor extracción de mármol de toda Europa. En en ellas cerca de veinte empresas explotan la famosa Crema Marfil en los más de cuatro kilómetros que conforman la cantera, y lo hacen desde hace más de 90 años,  según la documentación conservada en el Archivo Municipal de Pinoso, en las actas del pleno y en los expedientes de subastas de piedra que se remontan al año 1923. Lucas Vadillo Fernández integrante del  Instituto Geológico y Minero de España (IGME) e  Ingeniero de minas  explica que la extracción ornamental en Pinoso comenzó a realizarse en los años 20 y se hizo de forma muy desordenada y sobre todo sin tener en cuenta las posibles consecuencias que pudiese reportar al medio ambiente, además sin conocer los aspectos negativos que podrían suponen para sus ciudadanos.

 Precisamente, esa falta de información es lo que más preocupa a los vecinos que como Juan Maestre viven cerca de las canteras de mármol y que deben soportar el trasiego de camiones, además del constante polvo que generan a su paso desde las canteras al municipio. “Ruido, vibraciones e incluso grietas en la calzada que hace que transitar por ellas pueda resultar incluso peligroso. Problemas que desconocíamos y que sufrimos diariamente”, afirma este vecino de Jumilla. Y es que, la explotación de piedra natural, no sólo está concentrada en la provincia de Alicante, sino que la Región de Murcia y en concreto el municipio de Jumilla también cuenta con canteras, de menor tamaño que las del Monte Coto, donde se explota principalmente el llamado mármol Imperial.  Piedra ornamental que también comenzó a extraerse en torno a 1945 en las canteras de Macael, en Almería, segundas en tamaño de España. Precisamente en esa época y, según el geólogo Vicente López, la explotación en el lugar aumentó considerablemente, sobre todo ante la falta de un decreto en el país que regulase los posibles aspectos negativos de la extracción de mármol, y teniendo como base las explotaciones italianas de Carrara, que según el historiador Padilla Monge comenzó a explotarse por primera vez en el año 1570.

Los Ayuntamientos de todo el país que vieron como sus canteras eran explotadas en los primeros años del siglo XX afirma José Carlos Monzó experto en canteras, concedían los contratos de arrendamiento a las empresas sin exigir ningún examen ambiental, tan sólo un aval que sirviese de garantía, lo que facilitó que aumentase el número de extracciones, tanto en Macael, como en Jumilla y Pinoso”, explica el Monzó. Esta postura también está apoyada por el historiador Fernando De Gea, quien explica que no fue hasta el año 1982 cuando se obligó a todos los municipios que tuviesen minas de extracción de piedra ornamental ha realizar un Plan de Restauración, así como detallar en un informe todos aquellos trabajos  que alterasen sensiblemente el espacio natural. De acuerdo con el Real Decreto 2994/1982 de 15 de octubre, sobre restauración del espacio natural afectado por actividades mineras, además  de los pertinentes informes, se debía de prever su posible restauración una vez que los recursos se hubiesen terminado. Y es que, como afirma De Gea no hay que olvidar que se trata de un recurso no renovable que con el tiempo terminará por acabarse y por ello se debería de explotarlo con cuidado, garantizado su preservación. Sin embargo, “antes del decreto los montes llevaban años explotados de forma desordenada, perdiendo su vegetación y provocando daños irreparables al ecosistema”, así lo explica el naturalista Álvaro Verdillo quien está convencido de que hay minas que no tendrían por qué existir y que a causa de su explotación los lugares naturales donde se ubican jamás volverán a tener el aspecto que tuvieron antes de la explotación.

Imagen de una de las explotaciones de piedra natural en la Región de Murcia

Algunos geólogos no comparten la postura de Verdillo, puesto que defienden que la extracción de mármol es necesaria, no sólo porque con ella se obtiene una calidad de vida mejor, sino  porque alrededor de ellas se genera un sector laboral que beneficia a todos. “Si no existiesen las canteras de mármol viviríamos en las cavernas. El cemento o la calzada por la que pisamos está hecha gracias a los restos sobrantes de las extracciones de mármol apartados en las escombreras, que son tratados posteriormente en la misma mina”, afirma Enrique Milano, integrante de Amigos de la Naturaleza. Esta afirmación también es respaldada  por Monzó quien detalla que las  extracciones ha de hacerse con control,  teniendo en cuenta siempre su posible recuperación y sobre todo utilizando los beneficios económicos para su posterior recuperación y rehabilitación.

Precisamente en las actividades marmoleas ha ocurrido todo lo contrario, ya que, la extracción de piedra natural ha sido durante años el motor económico de municipios como Macael o Pinoso. Tal es así, que el historiador y periodista Juan López,  recuerda que el Ayuntamiento de Pinoso adquiere más ocho millones de euros en ingresos anuales por arrendar las canteras a las más de veinte empresas que las explotan. Por eso, no es de extrañar que expertos ambientales como Carlos Esteve, critiquen ahora los proyectos de restauración de las canteras abandonadas. “Lo que no es admisible es que durante se exploten nuestro montes y que cuando el material está dañado y no vale o simplemente se ha explotado tanto que no se puede extraer más, y quieran convencernos a los ciudadanos de que piensan en el medio ambiente cuando antes no les ha importado su destrucción”.

Las situación en algunas de las canteras ha llegado a su límite, la crisis del sector provocó un gran cambio en las explotaciones de mármol que incrementado por la situación económica llevó a la mayoría de las pequeñas empresas a abandonar el paraje por la falta de recursos humanos y por los pocos beneficios que se obtenían al estar dañadas las piedras, requiriendo la zona una restauración urgente para paliar el daño medioambiental en el lugar, y rehabilitarlo para continuar explotándolo, pero está vez turísticamente ante la necesidad de evitar que la zona se convirtiese en escombreras incontroladas.

Recuperación de canteras

Los proyectos de recuperación de canteras a cielo abierto son de especial singularidad, por los relieves que se producen,  la escasez de suelo edáfico y  la gran cantidad y tamaño del estéril que genera que en ocasiones el suelo y la ladera explotada no pueda ser restaurada en su totalidad. Precisamente por ello, los restauradores deben potenciar su imaginación para potenciar la zona afectada con los pocos recursos que obtienen.  Y en este tendido, las canteras del Monte Coto, muy cerca del Aula de Naturaleza, constituyen un buen ejemplo de ello, ya que la gravedad de algunas de sus zonas ha ocasionado que su rehabilitación cueste mucho tiempo y dinero.  Y por este motivo, la imaginación entre los restaurados es clave a la hora de rehabilitar la zona y potenciarla para el turismo. “No debemos pensar en las restauraciones como una manera de devolver o conseguir que la zona vuelva a tener las mismas características anteriores a la explotación, por ello hay que buscar alternativas”, explica José Carlos Monzó, técnico de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Pinoso.  Y estas alternativas según afirma Monzó deben estar basadas en construir alternativas ambientales que generen un gran interés entre los ciudadanos. Por ejemplo, como los trabajos desarrollados en las canteras abandonas cerca del Aula de Naturaleza en Pinoso donde se ha conseguido restaurar la vegetación y se ha condicionado la mejora de los puntos de agua temporales, que han hecho posible la creación de balsas someras para la recuperación de anfibios y así poder facilitar el turismo en la zona.

Municipio de Algueña antes y después de las explotaciones de mármol

La captación de visitantes a una zona de mina restaurada es el principio de los proyectos de recuperación que ponen en marcha los Ayuntamientos,  pero no es el único, puesto que existen otras posibilidades y la mayoría de ellas está enfocada la agricultura. El mejor ejemplo lo encontramos en Toledo, concretamente en canteras de  Yepes donde se regeneró el paisaje de forma extraordinaria mediante la plantación de 98.000 cepas de viña para la producción de vino, dando así un beneficio agrícola a una zona que años antes había estado explotada. Pero la restauración enfocada en la agricultura no constituye el único proyecto, puesto que la perspectiva cultural también está tenido mucho auge.  En este aspecto, Pinoso también abandera los proyectos culturales en torno a las canteras con la construcción del Centro de Interpretación de la Piedra Natural con las que obtener un ingreso económico. Sin embargo, no todas posibilidades culturales pasan por conseguir unos ingresos, sino que, y como ocurre en las canteras marés en Menorca, las cavidades y túneles excavados en las antiguas canteras así como las rocas inutilizables, constituyen la materia prima de una veintena de escultores que dejan volar su imaginación y crean obras de arte en un lugar que nunca pretendía serlo.

Los proyectos de rehabilitación son respaldados por muchos naturalistas y geólogos como métodos para conservar el ecosistema de las zonas dañadas, sin embargo otros opinan que las recuperaciones llegan demasiado tarde y sobre todo, llegan bajo un interés económico y no bajo la preocupación de entorno natural patrimonio histórico de todos los ciudadanos.


DESPIECES

– Despiece- Los aspectos negativos en las explotaciones decanteras

Despiece- La roca ornamental como actividad económica 

DOCUMENTOS DE INTERÉS

– Real Decreto 2994/1982 de 15 de octubre– Plan de recuperación

– Recuperación de canteras de piedra natural

– Evaluación del impacto ambiental en las canteras de mármol

Anuncios

Acerca de educamevial
Educamevial es una publicación online especializada en medio ambiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: