La integración en España de la arquitectura bioclimática en las vivendas convencionales


La preocupación general por el deterioro del medio ambiente ha promovido entre los arquitectos un compromiso con la ecologíauna actitud más responsable en la selección de materiales y técnicas constructivas que garanticen por un lado una estabilidad en el medio ambiente, y por otro, una reducción del gasto económico en el consumo de energía. En este aspecto, la arquitectura bioclimática se muestra como la mejor alternativa. 

Las culturas vernáculas siempre han tenido en cuenta los espacios naturales para ubicar sus viviendas en lugares que les permitiesen el máximo aprovechamiento de las condiciones climáticas. A lo largo de la historia los pueblos indígenas han practicado la integración de sus construcciones tradicionales con la naturaleza aprovechando el clima y los recursos renovables para vivir en armonía con su entorno natural. Mientras muchos pueblos del mundo siguieron viviendo en consonancia con el medio ambiente, en la cultura europea esta sabiduría se fue perdiendo paulatinamente. Sin embargo ahora, la preocupación general por el deterioro del medio ambiente ha promovido entre los arquitectos un compromiso con la ecología y una actitud más responsable en la selección de materiales y técnicas constructivas que garanticen por un lado una estabilidad en el medio ambiente, y por otro, una reducción del gasto económico en el consumo de energía. De esta manera las nuevas edificaciones o las viviendas convencionales que han sido adaptadas con mecanismos de la arquitectura bioclimática, generan su propia energía incrementando el rendimiento energético y respetando el medio ambiente.

Edificio bioclimático

La mayoría de los edificios derrochan una gran parte de energía, mucho más de la que utilizan. Se explica así, según datos de IDAE -Instituto para la Diversificación y Ahorro  de Energía-, que en la Unión Europea más de 40% del consumo energético se deba a la edificación: más de lo que consume la industria y más de lo que consume el transporte. En España el 90% de las viviendas no han sido diseñadas con criterios modernos de eficiencia medioambiental y como consecuencia cerca de dos tercios de la energía que consumimos en nuestros hogares se pierde inútilmente. Es por ello que las nuevas viviendas están siendo construidas a partir de ahora con un mayor aprovechamiento energético. “Las nuevas construcciones  buscan respetar el medio ambiente a la vez intentar reducir las emisiones nocivas tanto como sea posible”, explica el arquitecto Ramiro Fernández. Esta idea también está respaldada por la ecologista y naturalista Vanesa Bolite quien opina que a través de estas nuevas edificaciones será posible que España logre los objetivos medioambientales marcados en la Unión Europea para 2020, evitando así que el problema siga creciendo en el futuro. Y es que, la conciencia ecológica ha posibilitado que las viviendas bioclimáticas constituyan una importante apuesta y con ello la arquitectura sostenible. Sin embargo, y  aunque no existe ningún registro específico, en España se calcula que hay entre 500 y 1000 edificios de este tipo, según datos del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas –CIEMAT-. No obstante, y pese a las dificultades económicas que suponen la implantación de casas bioclimáticas debido al gran coste que supone la inversión inicial, hay algunas empresas que se han aventurado y han optado por el desarrollo sostenible. Un ejemplo de ello lo encontramos en el nuevo centro de arte de Alcobendas, un edificio que combina el uso de las nuevas tecnologías y permite establecer una sostenibilidad con el ecosistema conservando con ello el planeta. “Dotado de instalaciones ecológicas busca el menor consumo, generando su propia energía a partir de los paneles fotovoltaicos de sus ventanales y su cubierta con una capa vegetal silvestre que no necesita mantenimiento”, explican desde el nuevo centro de arte de AlcobendasSiguiendo esta tónica el Hotel Monte Málaga, que cuenta con varias placas fotovoltaicas, genera su propia energía, reduciendo así su consumo de calefacción . “Se consigue ahorrar en energía utilizando las fuentes renovables, conservando así el medio ambiente”, explican desde el Hotel Monte Málaga.  Esta afirmación es respaldada por el arquitecto y experto en arquitectura bioclimática Fernando Luz, quien ademas añade que este tipo de edificios lo que hace es  “recoger la mayor cantidad de luz natural en las fachadas a través de unos planos acristalados que con una protección de lamas móviles de colores tamizan la luz para adecuarlo a las condiciones climáticas y así obtener el mayor rendimiento energético, en este caso con el sol”. Pero no sólo existe la posibilidad de cuidar el medio ambiente y ahorrar en el rendimiento energético a través de las nuevas y grandes edificaciones sostenibles, sino que una vivienda convencional puede diseñarse y adaptarse a las condiciones bioclimáticas para “ahorrar hasta un tercio de la factura energética”, así lo explica el presidente de la Fundación La Casa que Ahorra, Javier Fernández Campal.

De casa convencional a vivienda sostenible

Los edificios de nueva construcción, que permiten ahorrar energía y con ello beneficiar el ecosistema, no son la única infraestructura que permite generar energía, sino que cada vez son más las viviendas tradicionales las que se unen a establecer mecanismos bioclimáticos en sus hogares. “Si las viviendas convencionales estuviesen correctamente diseñadas y aisladas contra las pérdidas térmicas podríamos ahorrar dos de cada tres megawatios de la energía consumida en calefacción y climatización además de ayudar a conservar el medio ambiente”, explican el experto en diseño de viviendas y barrios bioclimáticos Federico Vanderghut.   Para ello, y según explica el arquitecto Ramiro Fernández existen diversos métodos además de consecuencias a tener en cuenta a la hora de establecer una vivienda bioclimática. “Entre ellas hay que tener en cuenta la ubicación de la vivienda para conseguir el máximo aprovechamiento de la radiación solar y crear corrientes naturales de aire para captar la mayor energía”, argumenta Fernández.

El Hotel de Málaga obtiene su propia energía con paneles solares en las fachadas

Sin embargo, muchas de las viviendas tradicionales no han sido construidas en pro para el aprovechamiento de la energía solar, pero existen otras alternativas vinculadas en la arquitectura bioclimática que puede servir de igual manera para ahorrar energía en casa. “Los pequeños generadores eólicos o hidráulicos situados en los balcones de casa o en la ventanas también puede servir para adecuar la vivienda en los conceptos de bioclimáticos y ahorrar así energía, explica la ecologista y profesora Marta Juan. Esta afirmación está también respaldada por Vanesa Bolite, quien añade que este sistema requiere de un juego de aberturas para controlar las corrientes y la construcción de aleros o voladizos, lo que permite generar frío. “El sistema de ventilaciones cruzadas fuerza por convección natural una corriente de aire desde el norte que pasa por toda la casa y va por la parte más alta de la vivienda. Así, a través de ventiladores eléctricos se genera una corriente de aire fresco, por galerías subterráneas,  que llega a todos los lugares de la casa teniendo aire frío y ecológico“, detalla Bolite. Otro de los métodos en la viviendas tradicionales para adaptarse a los conceptos bioclimáticos, y el más novedoso, es la incorporación de  una preinstalación domótica,  que consistente en un tubo de 20mm de diámetro que llegue desde el registro de acceso de usuario (RAU) de telecomunicaciones hasta los puntos de ubicación de los aparatos de calefacción y lugares de entrada de las fuentes de energía, tales como la sala y los dormitorios “permitiendo captar toda la energía natural para luego transformarla y conseguir que la vivienda sea lo más saludable y confortable posible para sus ocupantes, respetando con el medioambiente, recuerdan desde  Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT).  

Infraestructura edificada con bambú

Los edificios y las construcciones bioclimáticas acaparan el 60 por ciento del consumo de materiales y energía y de la mitad de los residuos y contaminación que se producen en el planeta. Además, gracias a los avances, mecanismos y materiales englobados en la arquitectura bioclimática  se logra una reducción del gasto económico en el consumo de energía y se conserva el medio ambiente. En un momento de crisis energética y de creciente concienciación medioambiental las viviendas bioclimáticas constituyen la principal aportación de la arquitectura a un modelo de desarrollo sostenible.

DESPIECES

– Despiece- El elevado coste de las viviendas bioclimáticas condiciona su implantación

– Despiece- Ventajas y desventajas de las viviendas bioclimáticas

DOCUMENTOS DE INTERÉS

Alternativas económico-ecológicas para un desafío socioambiental 

– El hábitat bioclimático de la concepción a la construcción  

Arquitectura bioclimática como valor social 

Anuncios

Acerca de educamevial
Educamevial es una publicación online especializada en medio ambiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: