El desastre ecológico de Portmán, una historia olvidada y una recuperación que llega tarde


La Bahía de Portmán y sus alrededores se anegaron con  más 33 millones de metros cúbicos de vertidos de fuel, más de 60 millones de toneladas, un desastre medioambiental que supera con creces los cinco millones de capacidad de la presa de Aznalcóllar, en Sevilla, y las 77.000 toneladas de petróleo transportadas por el Prestige, que se desprendieron por las costas gallegas en 2002. Ahora, 20 años después de que cesaran los vertidos en Portmán,  la bahía murciana pese a los constantes proyectos de recuperación sigue olvidada y sin una solución fuerte a la vista.

Imagen de la bahía de Portmán en los años 60

Imagen de la bahía de Portmán en los años 60

En 1957 la empresa francesa Peñarroya-España pidió instalar en la hermosa bahía de Portmán –La Unión, Murcia-, uno de los lavaderos de flotación más grandes del mundo. Allí, lo que fuera un majestuoso lago, un puerto natural usado desde la época romana, se instaló el lavadero “Roberto”,  una de las mayores instalaciones minero-industriales. La compañía produjo enormes cantidades de escombros minerales, resultado de los métodos de extracción a cielo abierto que utilizó como forma de abaratar costes. En los primeros momentos, esos escombros eran depositados al pie de las canteras, formando grandes terreras y  pantanos. Sin embargo, con el tiempo, la colocación de estos vertidos provoco la destrucción del paisaje original de la Sierra Minera y rompió el equilibrio medio ambiental, sobre todo cuando los residuos procedentes del lavado de los materiales para la obtención del mineral, por su fluidez y volumen, suponían un coste muy elevado a la hora de depositarlos en balsas o pantanos. “Antes de comenzar la explotación, la mercantil se planteó la opción de reducir precios desprendiéndose de los estériles directamente al Mar Mediterráneo, vertidos que poseían una elevada toxicidad tanto por la alta concentración de metales pesados  como por la presencia de productos tóxicos usados en el lavado del mineral” , explica el historiador José Solano. Así, la intensidad minera de la zona, ante el coste de la colocación de los vertidos, y la dejadez por parte de autoridades y encargados de la mercantil, provocó que la zona fuese un estercolero. Una zona que  hoy día se ha convertido en el mayor vertedero de residuos mineros al aire libre de toda España.

Vista del cerro del Sancti Spíritus con las terreras de estériles mineros desde la Bahía de Portmán.

Vista del cerro del Sancti Spíritus con las terreras de estériles mineros desde la Bahía de Portmán.

La Bahía de Portmán y sus alrededores se anegaron  con  más 33 millones de metros cúbicos, más de 60 millones de toneladas, un  desastre medioambiental que supera con creces los cinco millones de capacidad de la presa de Aznalcóllar, en Sevilla, y las 77.000 toneladas de petróleo transportadas por el Prestige y que se desprendieron por las costas gallegas en 2002. Ahora, 20 años después de que cesaran los vertidos en Portmán,  la bahía murciana sigue aterrada y sin una solución viable a la vista. Las huellas de los estériles sí pudieron borrarse en Sevilla y repararse en Galicia,  pero la presencia de metales en las aguas murcianas sigue superando los niveles del resto del litoral mediterráneo. Y eso, pese a que la concentración de metales pesados según el Instituto Español de Oceanografía (IEO), encargado de evaluar la evolución de la contaminación del medio marino en Portmán, haya disminuido de forma significativa desde que ocurriese el desastre en 1990, destrozando por completo el ecosistema y matando a miles de especies, siendo ahora complicada su recuperación.

La llegada de la minería moderna a principios de los sesenta la creación en Portmán del Lavadero “Roberto”, supuso un gran cambio para el lugar. “Con anterioridad el lago era cristalino, precioso”, comentan desde la Asociación Salvemos la bahía de Portmán. Con el tiempo, y tras la instalación de “Roberto” se llegaron alcanzar unas 3.000 toneladas de fuel, petróleo que se lanzaba al agua, pero debido a la gran producción de los años sucesivos los estériles se triplicaron superando las 8.000 toneladas”, asegura el historiador murciano Fernando Busquier. Cifras que también son respaldadas por la profesora de la Universidad de Murcia Asunción Romero en el Cuaderno sobre contaminación ambiental por estériles mineros en La Unión, quien además asegura que durante los años se alcanzó en algunos sitios hasta 25 metros de espesor, colmando la bahía y extendiéndose por la plataforma a más de 100 metros de profundidad hasta el laud comercial. “Podemos hablar incluso de que se alcanzaron hasta 150 millones de toneladas de residuos. Esto provoco que la línea de costa se fue adentrando poco a poco en el mar, viéndose desplazada más de 800 metros y se cubrió 750.000 metros cuadrados de bahía”, matizó Romero. Esta afirmación es respaldada desde la Asociación Salvemos Portmán donde se asegura que  “en 1968 hay una labor intensivísima y los estériles coleccionados hasta ese momento en pantanos se tiran al mar, a la bahía de Portmán, pero siempre con concesión de la administración central”.

La bahía de Portmán en la actualidad

La bahía de Portmán en la actualidad

La instalación minero-industrial cerró la producción en torno a 1992, pero la destrucción ya estaba hecha. Se había dejado anegada completamente la bahía, dejando en la calle a más de cuatrocientas familia, y, además, a un pueblo estancado social y económicamente al no existir actividad minera ni turística alguna. Esta grave situación afectó de manera considerable a asociaciones y vecinos quienes no se mantuvieron al margen. Varias organizaciones  ecológicas como Asociación de Naturalistas del Sureste -ANSE- y Greenpeace e incluso vecinos del pueblo lucharon para que un catástrofe de esta medida fuera conocida a nivel mundial, en 1989 varias personas fueron detenidas por intentar detener el vertido y por encadenarse a las tuberías, esto desató los temores de los trabajadores que veían como peligraban sus puestos de trabajo si el suceso tomaba mayor trascendencia.

La reivindicación de “la recuperación de la bahía se convirtió en el grito del pueblo para unos y en el miedo de otros.  El pueblo no se imaginaba que esto podía ocurrir, no pensábamos en la perdida de la bahía, nosotros vivíamos apartados, entre montañas y agua, no teníamos perspectivas, no teníamos más luces, nos habíamos criado aquí pescando o trabajando en las pequeñas minas de interior, por eso nosotros los trabajadores, “el pueblo”. “No tenemos culpa de lo que ocurrió” aclara Francisco Martín, antiguo trabajador y también vecino del pueblo de Portmán. Reivindicaciones y protesta que durante años no han llegado a conseguir una completa recuperación de la zona pese haber recibido  el informe favorable de la declaración de impacto ambiental, según informaron el pasado febrero fuentes de la Delegación del Gobierno, puesto que la situación no ha mejorado y el futuro está en el aire.

El futuro de la bahía de Portmán en manos de un hotel de cinco estrellas 

La problemática de Portmán desgraciadamente sigue siendo uno de las principales preocupaciones en la zona murciana según argumenta el estudio del IEO, donde se recogen “concentraciones de metales mayores a los valores medios obtenidos en estudios anteriores en las costas sur-mediterránea y noratlántica de España, la costa mediterránea de Francia y áreas costeras del oeste de Noruega”. Por consiguiente su recuperación es más complicada que en otros lugares, de ahí las continúas marchas atrás de proyectos de rehabilitación tales como la construcción de una terminal de contenedores en las cercanías de la bahía, una zona de alto valor ecológico llamada “El gorguel”. Esta propuesta llevó consigo la oposición de de varias organizaciones locales que veían en este proyecto un paso más para el olvido del proyecto de recuperación de la bahía. Un paso más para que quede en el olvido el más grave atentado de la historia de España, puesto que la Administración había presentado hasta tres planes de recuperación. El primero de ellos de mano de  Cristina Narbona como secretaria de Estado de Medio Ambiente, el segundo con el Gobierno de Aznar y un tercero con Narbona de ministra. El último de los proyecto de recuperación tenía un presupuesto de 120 millones y consistía en retirar un 10% de los 58 millones de toneladas de residuos. Anunciado en 2006 no llegó a finalizarse.  Con el paso del tiempo y tras obtener el plan de declaración de impacto ambiental quedaban todavía muchos flecos en los proyectos de recuperación, como que el dueño del terreno pusiese dinero o se pudiese habilitar el suelo para ser comercial.

No al sellado de la bahía de Portmán

No al sellado de la bahía de Portmán

Pasados trece años del cierre del Lavadero “Roberto”, el culpable de este desastre ecológico fue demolido ante la controversia suscitada en la gente del pueblo. Durante mucho tiempo las administraciones buscan una solución urgente para regenerar la bahía y la sierra explotada, pero “este plan ha formado parte de un juego político con el que se han reído del pueblo” según dicen desde Fundación Sierra Minera. Finalmente, el pasado febrero el consejero de Presidencia, Manuel Campos, se reunió con el alcalde de La Unión, Francisco Bernabé, que acudió acompañado por el teniente de alcalde de Seguridad Ciudadana, Antonio Liarte, para hacer verificar el proyecto de regeneración de la Bahía de Portmán. Tras la reunión Bernabé indicó que “la intención es que las obras de regeneración estén adjudicadas esta misma primavera, por lo que podrían comenzar en verano, contando con un plazo de ejecución de 17 meses”. Tras estas obras de reordenación urbanística, que contempla la construcción de varios hoteles de cinco estrellas, se iniciarían los trabajos del puerto deportivo, que pueden suponer otros dos años. “Es decir, serían aproximadamente unos cuatro años”, matizó el primer edil de La Unión. Esta opinión es respaldada desde organizaciones municipales quienes añaden que “este proyecto supondrá un avance económico para el municipio, ya que generará empleo y turismo de calidad y dará impulso económico importante al desarrollo regional” Un proyecto que parece ser la solución tras años de constante lucha por parte de la población que vio con el desastre se anegada completamente la bahía, dejando en la calle a más de cuatrocientas familias y, además, a un pueblo estancado social y económicamente al no existir actividad minera ni turística alguna. Parece ser que el futuro de Portám está en manos de un hotel de cinco estrellas. 


DESPIECES

– Despiece- La problemática ambiental de la industria petrolera en España 

– Despiece-  Efectos sobre la salud por contaminación de algunos metales pesados entre las población de Portmán

DOCUMENTOS DE INTERÉS

– Análisis ecotoxicológico integrado en la bahía de  Portmán

– Desastres medioambientales de la región de Murcia

 Planificación de las políticas de recuperación de la bahía de Portmán 

Sugerencias por parte de las asociaciones vecinales para la recuperación de Portmán 

Acerca de educamevial
Educamevial es una publicación online especializada en medio ambiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: