La Romana, un municipio verde en la comarca del Vinalopó


–  La instalación de placas solares fotovoltaicas en terrazas y tejados de los edificios públicos ha reportado al Ayuntamiento unos ingresos de 43.500 euros anuales.

–  El cambio de farolas tradicionales a la ilumunicación mediante lámparas Led y los mecanismos de ahorro de energía eléctrica como la incorporación del reloj astronómico han conseguido reducir considerablemente las emisiones de CO2.

– Los procedimientos tradicionales de la agricultura ecológica en el municipio unidos a la xerojardinería han logrado reducir el consumo de agua y proteger a la vez el medio ambiente.

Situado en el interior de la provincia de Alicante en la comarca del Vinalopó La Romana, con una extensión de 43,3 km² y con una población que no supera los 2.500 habitantes, se ha convertido, tras un proyecto ecológico, en un “municipio verde”. Un lugar donde innovación y ecología se unen para proteger el medio ambiente y desarrollar medidas tecnológicas, medioambientales y sociales que faciliten la vida de sus habitantes y conserven asimismo los entornos naturales. En este aspecto, la inclusión en el municipio de diferentes factores medio ambientales dentro del Plan de Energía Sostenible ha traído consigo  la puesta en marcha de políticas energéticas que han dado lugar a mejoras en el medio ambiente, un ahorro de energía, una disminución del consumo de agua y como consecuencia una reducción de las emisiones de C02.

La iniciativa que más destaca en el proyecto medioambiental realizado desde el Ayuntamiento de La Romana es la implantación de paneles fotovoltaicos en terrazas y tejados de los edificios públicos, que han garantizado un ahorro de energía al municipio. Esta innovación permitió obtener ingresos a las arcas municipales lo que ha beneficiado considerablemente la capacidad de gestión económica de este pequeño municipio del Medio Vinalopó. “Las placas solares han conseguido reducir las emisiones a la atmósfera en 32 toneladas de CO2 al año”, según afirma el alcalde popular Manuel Hernández. En una primera fase el Ayuntamiento instaló con sus propios fondos las placas solares en los tejados de la Casa de Cultura y Casa de la Juventud y posteriormente con fondos del Plan E se han terminando de instalar las placas en el Polideportivo, Mercado de Abastos y Plaza del Mercado. En total, se van a producir más de 128.000 kilovatios al año de energía limpia. Así, la generación de electricidad limpia de estas placas ha conseguido para el municipio unos ingresos de cerca de 43.500 euros anuales, lo que beneficia a las debilitadas arcas municipales en estos momentos de crisis.

Imagen de las placas solares instaladas en la piscina municipal de La Romana

La implantación de las placas solares no es la única propuesta realizada desde el Ayuntamiento de La Romana para mejorar el medio ambiente y ahorrar energía, sino que ha desarrollado varias medidas en el alumbrado público, que en 2007, último año en el que se realizó el estudio, emitía 213, 22 de CO2, lo que supone el 3,90% del consumo total del municipio. Una de las medidas ha sido el cambio en el alumbrado público, cambiando las bombillas tradicionales por lámparas Led. “Con el cambio de farolas en las calles de un municipio como La Romana se consigue reducir cerca de un 60% del consumo de energía que luego repercute en la factura de la luz”, detallan desde la Asociación Nacional de Ahorro y Eficiencia Energética (ANAE). Además, dentro del plan de ahorro de energía en el alumbrado público, el Ayuntamiento ha sustituido los balastos electromagnéticos por balastos convencionales en lámparas fluorescentes, lo que, según detalla Fermín Hernández, ingeniero industrial y responsable de la empresa Magnelectric encargada de instalar aparatos electromagnético, permite que las lámparas duren un 50 % más que con equipos electromagnéticos tradicionales. “Con este mecanismo la vida útil de una lámpara puede llegar hasta un 300% mayor, lo que supone un gran ahorro de energía ya que se reducen los picos de arranque”, explica Hernández. Así, unido a este método, el Ayuntamiento también ha incorporado al alumbrado público un reloj astronómico que calcula automáticamente la hora de salida y puesta del sol según la ubicación geográfica en un intento más de reducir el consumo de energía eléctrica en las calles del municipio.

Precisamente esa conciencia por parte del Ayuntamiento para ahorrar en el consumo de energía ha llevado consigo también la incorporación en instalaciones municipales de equipamientos de control de la temperatura a través de equipos de climatización. “De esta manera se evita grandes desembolsos para obtener el máximo rendimiento de los sistemas de climatización”, detallan desde Greenpeace España, Julia Castro, uno de sus responsables, quien afirma además que ese control del consumo de energía es una de las cuestiones que más preocupa a los ciudadanos que ven como día a día su factura de la luz aumenta.

Del ahorro en energía eléctrica a los métodos tradicionales en la agricultura

El consumo de energía eléctrica se ve reducido en el municipio a través de estas medidas de ahorro, pero el consumo de agua también es preocupante. Así pues, y siguiendo las pautas ecológicas el Ayuntamiento ha instalado sistemas que reciclan las aguas grises y  que permiten la reducción del caudal. En este aspecto, la utilización de jardinería con plantas autóctonas, la xerojardinería, un procedimiento tradicional que se basa en el uso eficiente del agua, es la iniciativa más relevante. “Los jardines están implantados, muchas veces basta con un ligero rediseño para convertirlo en un jardín con pocas necesidades de agua. La mayoría de especies autóctonas son, de modo natural eficientes en agua. Con este método se consigue un gran ahorro del agua”, explica el ingeniero técnico agrícola José Vicente Fernández, experto en plantaciones ecológicas y semillas tradicionales.  

Paseo principal de La Romana

Dentro de los procedimientos tradicionales, la agricultura, base principal del municipio, sigue manteniendo métodos que permiten respetar el medio ambiente y producir alimentos ecológicos, cada vez más demandados por una población sensible y respetuosa con el medio ambiente. “Utilizamos abonos naturales para proteger el medio ambiente y así evitar utilizar productos químicos que puedan dejar sustancias residuales que suelen ser tóxicas. Lo que pretendemos el proteger el medio ambiente y favorecer la agricultura ecológica en el municipio”, explica Juan Cabañas, agricultor de La Romana.

Las medidas de ahorro englobadas en el Plan de Energía Sostenible han potenciado que La Romana consiga un gran ahorro tanto en la energía eléctrica como en el consumo de agua en el municipio. Unas medidas que han permitido reducir de manera considerable las emisiones de CO2 y que unidas a otras iniciativas tanto en servicios públicos, como en transporte han hecho que La Romana sea un “municipio verde”, un lugar donde el respeto por el medio ambiente es la base del día a día de sus habitantes. 

DESPIECES

– Despiece– La “casa verde” ejemplo de vivienda sostenible en La Romana

 Despiece- La bicicleta, el mejor vehículo para moverse por La Romana

Anuncios

Acerca de educamevial
Educamevial es una publicación online especializada en medio ambiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: