La conservación del Fartet una lucha constante en Pinoso


-El carácter endémico y la drástica regresión que viene  sufriendo en las dos últimas décadas el fartet han conducido a la catalogación de la especie en todas las listas de especies amenazadas

-El Ayuntamiento de Pinoso lleva varios años liderando el proyecto de recuperación de este pez en el paraje del Prado donde se ha restaurado una antigua balsa de riego

-El fartet actúa como eficaz depredador de larvas de mosquitos manteniendo a raya las poblaciones de estos insectos sin necesidad de otros tratamientos.

El deterioro al que se encuentra sometido el planeta hace que la desaparición de especies de flora y fauna cada día vaya a más. Así lo explica el estudio del CISC del pasado año que cifra la pérdida en 47 especies al día. Una de las que han experimentado un mayor retroceso en las últimas décadas es el fartet, un pequeño pez que habita en ríos y zonas húmedas del litoral mediterráneo español.  Las alteraciones de su hábitat, la contaminación de las aguas y la introducción de especies competidoras de otros países han conducido a que se encuentre en la actualidad en peligro de extinción. La recuperación de esta especie es esencial y por ello desde el Ayuntamiento de Pinoso buscan la manera de evitar que este legendario pez pueda extinguirse.

El Fartet es un pez autóctono del río Vinalopó, pero pese a que el río no transcurre por el municipio pinosero, éste se ha convertido en un gran aliado para evitar su desaparición puesto que hace varios años, varios ejemplares de esta especie en peligro de extinción han recibido los cuidados del área de Medio Ambiente del Consistorio, lo que le ha servido para ser reconocida por su gran labor de protección.  “Desde hace varios años la Concejalía de Medio Ambiente en el paraje del Prado ha promovido la recuperación de este pez. Así se han limpiado las antiguas acequias y además se ha restaurado una antigua balsa de riego en el paraje del Prado donde depositar a los ejemplares”, explica José Carlos Monzó,  técnico ambiental en el Ayuntamiento de Pinoso.

Imagen de la balsa donde se encuentra el fartet

La existencia del Fartet en el municipio pinosero se remonta al año 2003 gracias al proyecto de colaboración del Consistorio pinosero a través de los programas PAMER y Voluntariado Ambiental impulsados por la Conselleria de Medio Ambiente, que pretendía albergar una reserva genética de esta especie mediante su introducción y posterior naturalización en el término municipal. “El objetivo es recuperar y conservar las poblaciones de fartet y favorecer su continuidad para lo que es necesario preservar y mejorar la calidad ambiental del agua, disminuyendo la contaminación existente, evitando las modificaciones del hábitat y recuperando la vegetación”, afirman integrantes del área de Medio Ambiente en Pinoso. Además y según afirma la bióloga Estela Martínez integrante del proyecto pinosero, la iniciativa  favorece el desarrollo sostenible en el entorno haciendo compatibles las actividades económicas, como agricultura o turismo, con la preservación de los valores naturales y paisajísticos existentes en la zona.

La población de este pez, de apenas 20 miembros, tuvo su origen en Pinoso tras la colaboración de voluntarios ambientales quienes localizaron y rescataron los ejemplares de una balsa de riego que iba a ser desaguada en el término municipal de Elda. “Dicha balsa se abastece de las aguas de la acequia del Rey procedentes de Villena y que, por tanto, hace de ella una población de interior que tiene su origen en la cuenca alta del río Vinalopó”, explica Fernando Guitierrez biólogo y experto en especies en peligro de extinción en la comarca del Vinalopó. “En otras zonas tienen flora y fauna la cual puede recuperarse en cualquier momento, pero esta especie sólo estaba aquí, en el río, un río desconocido para muchos de nosotros” señaló el biólogo y técnico municipal de Medio Ambiente, José Carlos Monzó añadiendo que “para que el Fartet llegase al humedal del Pardo de Pinoso se ha necesitado trabajar duro y sin pausa”. Algo que, según destacó, ha sido posible gracias el esfuerzo de todos los que han colaborado en este proyecto como el voluntariado ambiental de Pinoso. Después de rescatar los ejemplares, los procesos de desecación a los que fue sometida la antigua laguna endorreica de Villena, y en general, toda la cuenca, relegaron a la especie a dicha acequia, que también acabó desapareciendo, y que actualmente sólo se localiza en balsas de riego de las localidades de Pinoso. Estos ejemplares según destacan desde la asociación Columbares, que gestiona el proyecto de recuperación y conservación del fartet en el Vinalopó, son muy interesantes debido a los procesos de aislamiento que han sufrido y a los fenómenos de adaptación que han dado lugar a un proceso de diferenciación genética con respecto a las poblaciones del fartet litoral.  .

Imagen de los trabajos de recuperación de la balsa del Prado

El carácter endémico y la drástica regresión que viene  sufriendo en las dos últimas décadas el fartet han conducido a la catalogación de la especie en todas las listas de especies amenazadas, nacionales e internacionales. Es por ello que el Ayuntamiento de Pinoso no es el único que se preocupa por la conservación del fartet sino que en todas las instalaciones del Área de Medio Ambiente del litoral se encuentran diversos acuarios destinados a la divulgación y educación ambiental según establece el Plan de Recuperación del Fartet en la Comunitat Valenciana. Asimismo, la Asociación Columbares de Murcia  trabaja desde el año pasado en el Proyecto Fartet cuyo objetivo es salvaguardar la supervivencia de esta especie en los ríos Adra (Almería), Chícamo (Murcia) y Vinalopó (Alicante). “Para ello está previsto una serie de actuaciones destinadas a recuperar su hábitat, las poblaciones actuales y establecer otras nuevas mediante la creación y mantenimiento de hábitats-refugio en sus cauces”, afirman desde la asociación murciana.

Un gran depredador de larvas

El fartet es una especie en la que los machos adultos apenas alcanzan los 45 milímetros y las hembras los 60 de longitud total. Se caracteriza por tener un cuerpo corto, deprimido en la cabeza y comprimido en el resto, con una boca pequeña, protráctil y abierta hacia arriba y ojos grandes. Es un animal omnívoro, que consume larvas de insectos, crustáceos, gusanos, algas y detritos. Y precisamente, y como explican integrantes de la asociación de recuperación del fartet y Encuentros del río Vinalopó  el hecho de que el pez actúe como un eficaz depredador de larvas de mosquitos manteniendo a raya las poblaciones de estos insectos sin necesidad de otros tratamientos hacen que este pez sea tan importante y por ello debe ser conservado.

Imagen del fartet

El éxito para proteger una especie en peligro de extinción radica en la capacidad para  sensibilizar a la sociedad. Es por ello, que los próximos años serán decisivos para la conservación del fartet en la zona pinosera. En consecuencia, va a ser necesario tomar decisiones sobre  muchos aspectos que inciden en la gestión de la especie y su hábitat. En este sentido y según afirman desde el área de Medio Ambiente de Pinoso el Ayuntamiento continúan investigando y adquiriendo unas bases científicas completas que le permitan promover estudios que puedan proporcionar las bases interpretativas imprescindibles para mantener la especie a  largo plazo y evitar así su desaparición.

DESPIECES

-Un vertebrado pequeño de ambientes inestables

-La situación Aphanius iberus en el sureste peninsular

 

Anuncios

La situación Aphanius iberus en el sureste peninsular


El peligro de desaparición del fartet,  Aphanius iberus, en la Península Ibérica es notable. En el sureste ibérico, debido a factores de amenaza generalizados y específicos asociados a las poblaciones concretas, la problemática de conservación y amenaza sobre esta especie de pez se magnifica, según explica Oliva-Paterna en su libro Conservación del fartet. La destrucción de ambientes acuáticos ha sido severa y prácticamente completa en zonas litorales con intereses turísticos o en áreas que, normalmente gracias a la ampliación de terrenos de regadío han derivado en una explotación agrícola intensiva. “La mano del hombre y el poco cuidado a esta especie ha generado el declive de las poblaciones del fartet en el sureste peninsular y se ha ido con el paso del tiempo estrechando el deterioro de los humedales costeros donde suele habitar”, explican desde el Proyecto Fartet.

Imagen del fartet

Un factor de declive adicional es el abandono de la explotación salinera. Los humedales con salinas costeras en explotación tradicional constituyen uno de los principales refugios para el fartet en el sureste. Y precisamente según detalla la bióloga Laura Soler la desaparición y abandono de los mismos supone un peligro añadido y una causa potencial del declive también para otras comunidades de enorme valor conservacionista.

Pese a que el fartet se encuentra distribuido por diversas localidades del litoral peninsular el pez está considerado en “Peligro de extinción” en base al Real Decreto 439/1990 de 30 de marzo, por el que se regula el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. Entre las causas que inciden negativamente en la supervivencia de la especial a nivel nacional, el autor de Peces Ciprinodóntidos Ibéricos y biólogo experto en el fartet la contaminación de las aguas por residuos urbanos y agrícolas, así como la destrucción o transformación de su hábitat. “El coleccionismo también ha influido en su retroceso, es por ello que su cuidado en áreas de conservación debe ser primario para que este pez siga viviendo”, afirma José Carlos Monzó, técnico ambiental en el Ayuntamiento de Pinoso.

RELACIONADO CON LA NOTICIA

– La conservación del Fartet una lucha constante en Pinoso

– Un vertebrado pequeño de ambientes inestables

Un vertebrado pequeño de ambientes inestables


Varios tipos de fartet

El fartet es un pez de la familia Cyprinodontidae. Es una de las especies de vertebrados ibéricos en mayor peligro de extinción. La biología del fartet se caracteriza por una alta tasa de crecimiento, madurez temprana, alta tasa reproductiva, múltiples puestas y longevidad reducida. Así lo explican desde el centro de conservación de especies en peligro de extinción de la Comunidad Valenciana. 

Una característica común en la mayoría de Ciprinodóntidos es su marcado  dimorfismo sexual, rasgo  que también está presente en el fartet. Las diferencias entre sexos son tan marcadas que, en un principio, llevaron a clasificar machos y hembras como especies distintas. Así lo manifiesta el escritor y biólogo Enrique García en su libro Efecto de la Regulación  Hídrica en la conser vación del Fartet.  “Las hembras, por su parte son generalmente pardoverdosas con manchas oscuras distribuidas de forma irregular por el cuerpo, las aletas están desprovistas de diseño siendo transparentes. Algunas poblaciones en lugar de manchas tienen cortas bandas verticales oscuras”, explican desde el área de Medio Ambiente de Pinoso. Sin  embargo, en los flancos de las hembras existen unas manchas redondeadas de color pardo que se disponen normalmente en líneas longitudinales. En el periodo de cortejo la coloración de los machos se  intensifica y aparece una tonalidad amarillenta sobre los flancos y la zona ventral.

El fartet es una especie  de ciclo corto caracterizada por un crecimiento rápido, una madurez sexual muy  temprana que les permite reproducirse a  los pocos meses de haber nacido y un elevado esfuerzo reproductor, es por ello que su conservación debe ser esencial. 

RELACIONADO CON LA NOTICIA

– La conservación del Fartet una lucha constante en Pinoso

– La situación Aphanius iberus en el sureste peninsular